Echar de menos…

img_20190716_122818_6402436107580984352607.jpg

Por cosas de la vida, siempre ha habido gente a quien echar de menos, nunca he sentido un lugar como el mío (será que es cierto, este no es mi planeta…) ni a ninguna persona como parte inamovible de mi realidad, como “mía del todo”.
Puedes enfadarte con alguien, dejar de hablarle un tiempo, o alejarte todo lo posible de quien te hizo daño. Incluso puedes pensar en una ruptura como el fin del mundo…

Sin embargo, aprendí lo que de verdad es echar de menos cuando perdí a mis padres.

Nada es ni remotamente parecido a la pérdida que nos deja la muerte. Hablo de algo real. Seguramente, lo más real de la vida. Y lo más jodidamente doloroso.

Eso es la muerte: alguien que jugaba contigo, te abrazaba, te llevaba de jarana, o de concierto, o en su coche, ya no está; no juega más, no te abraza más, no existe. Y jamás volverá a jugar, ni a abrazarte, ni tú volverás a verla llegar sonriendo. Eso es la muerte…

Seis años son muchísimo tiempo, y también muy poco. Parece que fue ayer cuando estabas aquí. Parecen mil años desde que te fuiste. Nunca se deja de echar de menos. No me conformo con las ausencias.

Solo… me acostumbro a notar el agujerito en el alma.

3 comentarios en “Echar de menos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s