La magia de los niños

Estoy en la sala de espera de mi médica, y una niña me recuerda a Sara, una niña con una familia algo destartalada y con un alma preciosa. Sé que no debería decirlo, pero es una de mis personas favoritas. Un día estaba con ella en el botiquín y me cogió la nariz, jugando a que la tenía entre sus dedos. Le seguí el juego, claro, y me contó que le encantaba jugar a eso con su abuelo.
“Él también me lo hace a mí pero se le ve la uña y por eso sé que no es mi nariz”

Yo me hice la preocupada, y entonces me confesó, cual mago generoso, el truco definitivo:
“También puedes saber que es broma porque respiras”.

Os parecerá una tontería, pero me hizo consciente de algo: los niños a veces se hacen los tontos para hacernos felices.

Recordad comprobar siempre si respiráis, y si es así… ¡aprovechad para vivir!

Anuncios

2 comentarios en “La magia de los niños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s