De niños y bichos

Adoro mi trabajo. Sé que lo digo mucho pero creo que las cosas buenas hay que repetirlas. Estamos tan acostumbrados a las quejas, a la moda de vivir estresados…que pararse y respirar es todo un lujo.

Tengo tres curros porque educar no está de moda, y como es vocacional los jefes creen que vivimos de sonrisas, abrazos y piruletas. Pero no me estreso porque a pesar de todo, de vez en cuando un niño acude a mí y me cuenta su última aventura, su canción favorita o que de mayor será paleontólogo, y me parece que la vida desde sus ojos me compensa los madrugones.

Y de pronto un niño me pide ayuda para rescatar un bicho…y vuelvo a creer en la humanidad. Y por supuesto, vuelvo a adorar mi trabajo.

Enseñar a un niño a no pisar una oruga es tan importante para el niño como para la oruga.

Anuncios

6 comentarios en “De niños y bichos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s