Familias

El viaje a Madrid fue realmente intenso.

Tres días para abrazar, reír, llorar, jugar y asumir una vez más que la familia es un concepto demasiado terrestre para mí.

Habían pasado años sin ver a J. De pequeños decidimos ser hermanos para siempre, y sé que lo seremos. No compartimos ADN, ni falta que nos hace. Sin embargo, todo el mundo sabe que soy su hermana y él mi hermano. Un sentimiento que no puedo comparar con nada me invade y me da la paz sólo con saber que está ahí.

El mundo se para y da igual dónde, da igual cuánto tiempo ha pasado, cuánto haya cambiado la vida… El abrazo de esa persona te devuelve al paraíso una vez más. No hay reproches, no importa por qué nos distanciamos, ni por qué volvemos. Sólo importa ese instante. Saber que dentro de cien años nos abrazaríamos igual y discutiríamos igual y nos apoyaríamos igual.

¿No os parece magia cuando alguien se convierte en casa? Yo tengo la gran suerte de contar con algunas joyas humanas en mi vida, y nunca seré lo bastante agradecida con este planeta por eso.

Todo ha cambiado tanto… La vida nos ha dado vueltas de campana y nos ha puesto del revés. Y sin embargo, aquí seguimos.

Tan hermanos como siempre.

Tan hermanos como nadie.

Anuncios

2 comentarios en “Familias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s