Deberes de lunes. Semana 44.

​Mis proyectos profesionales de la semana pasada no han ido como esperaba, así que esta semana me ha tocado trabajar duro para equilibrar un poco las cosas. Sin embargo, en la parte más divertida del trabajo he tenido conversaciones de amor con los chavales, hemos fabricado cojines y he recuperado mi liderazgo en el futbolín.

La otra noche, alguien me dijo que al ver una estrella fugaz pensó en mí. No quise preguntar más allá, para no entrar en conversaciones profundas, pero me pareció muy bonito, a pesar de no compartir ese sentimiento. Ya pasé por eso una vez, y no me apetece entrar en otra guerra parecida.

Hoy he pasado la tarde con mi bebé-amor, llevaba un mes sin verlo y se ha convertido en una personita genial! Me he reído un montón con él, me ha regalado una flor horrorosa y hemos seguido buscando dientes de León. Me fascina su sonrisa, y me derrite que me diga “te quiero, tía Silvia”. ¡Así se empieza bien una semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s