Inevitable

Es llegar a Madrid… y resulta inevitable.
Te busco en los rizos del metro, escucho tu voz aunque sé que no estás, incluso soy capaz de olerte en el aire.
Y cuando me pongo seria para reprocharme, y negarme fantasías, viene de nuevo el recuerdo de aquella vez que nos cruzamos en la Gran Vía, y nos dimos cuenta de que no podremos evitarnos toda la vida.
Y me giro para verte en otros ojos que me devuelven la sonrisa.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s