Dolores necesarios

Siempre les insisto a los niños en que el cuerpo duele, nos pasa a todos, también a los adultos, y aunque a veces sea un asco, hay que admitirlo como algo natural y esperar (o poner remedio si lo hay, claro); seguramente se pasará, casi siempre pasa…

Por otra parte, una de las frases que más les digo (junto con la de “Lo que menos me gusta del mundo es que me mientan”) es que “Está prohibido hacerse daño”.

La diferencia está en la intención. Me duele el pie si me lo tuerzo, pero si tú me empujas me haces daño. El dolor del pie se me pasará con un poco de tiempo, el hecho de que tú me causes ese daño tiene una solución distinta. Me duele que me mientan, y se me pasará, pero quien me miente me hace daño… y eso tiene peor solución.

Pero esto lo explica muchísimo mejor Anna Gavalda, recordé que había leído y anotado algo sobre este tema así que os lo dejo por aquí.

“… El dolor está bien, ¿sabéis…? Menos mal que existe… El dolor es la supervivencia, niños… ¡Sí, sí! Si no existiera, dejaríamos las manos en el fuego, y si aún conservamos los diez dedos de las manos ¡es porque soltamos un taco cuando fallamos con el martillo y nos damos en el dedo en lugar de en el clavo! Todo esto os lo cuento porque… [ … ] más tarde, ya lo veréis, habrá cosas que os harán daño. Digo “cosas” pero en realidad tendría que decir “personas”…
Personas, situaciones, sentimientos y…[ … ] Huid de lo que os haga daño en la vida, tesoros míos. Huid corriendo. Huid lo más rápido posible, ¿me lo prometéis?…”

El consuelo, Anna Gavalda.
Anuncios

14 comentarios en “Dolores necesarios

  1. Si no me equivoco, esto viene de atrás, y el problema está en el reflexivo. Está prohibido hacerse daño puede interpretarse como uno a sí mismo. Y lo que está prohibido es hacérselo unos a los otros. Hacer daño a alguien con intención es de las peores cosas que hay, la verdad. Pero supongo que es inherente al ser humano. Besicos indoloros

    Le gusta a 3 personas

    1. Hacerse daño también está feo, Óscar, porque implica intención, a eso me refiero. Una cosa es que algo nos duela y otra diferente es hacer algo sabiendo que nos va a causar daño. En cualquier caso, tienes razón, hay que aprender a vivir con ello. Besicos interpretables!

      Me gusta

      1. La aplicación de WordPress me ha mezclado comentarios… Este es el bueno. Hacerse daño a uno mismo puede ser inevitable. Piensa en esas veces que no mides bien la distancia y te dejas el codo, la rodilla o en meñique de un pie en un mueble… 😉 Eso también es importante, la intencionalidad. Uno puede hacerse daño sin querer. Incluso hacérselo a otro pensando que la vamos a ayudar y le estamos haciendo jurado lo contrario… Besitos

        Le gusta a 1 persona

  2. Muy buena la entrada y la cita de Anna Gavalda!!! Yo ahora, cuando se habla de daño, me suelo acordar de una frase de mi padre que no entendía “a partir de los 40 si no te duele algo, es que estás muerto”. La entendí cuando llegue a edad, incluso antes. Si lo asimilo a lo que comentas, que bien hechos estamos (y no somos conscientes) que el propio cuerpo es el que nos genera las alarmas que hacen que nos cuidemos. Abrzs

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s