Deberes de lunes. Semana 8.

Ay ay, pasan las semanas y no consigo recuperar el ritmo. Sigo con tareas acumuladas y con sensación de dejarme algo. El tiempo se me escurre entre los dedos y no encuentro la forma de parar a coger aire. Pero no quiero dejar sin hacer los deberes, así que rebuscando en mis momentos semanales se me ocurren algunos.
– He tomado una decisión laboral que de momento me facilita bastante el día a día. Tras semanas asumiendo tareas que no son mías, broncas que no son mías, he decidido intentarlo. Llevo unos días tomando distancia, hago mi trabajo por supuesto, pero no doy el 200% . Sobre todo porque hay quien no da el 50 y no pasa nada. Así que llega mi hora, y me voy. No me quedo a terminar tareas que no eran mías. No entro en discusiones con mi jefe por defender a otros en situaciones que no van conmigo. Todo eso ya lo hice en días previos, y sólo me creaba mal rollo mientras los demás se dejaban defender sin pestañear ni aportar nada. No sé si lo mantendré mucho tiempo, supongo que la clave, como en todo, está en el equilibrio, así que pensaré en ello esta semana.
– Gracias a mi nueva visión del curro, conseguí sacar tiempo para visitar a mi amiga Elena, y no perderme del todo su embarazo. Yo no soy madre, ni creo demasiado en el matrimonio, pero soy muy feliz compartiendo esos momentos con mi gente. Es una gran madre, y los peques van a tener la mejor vida que se puede desear. Y me hace feliz saber que estaré cerca.
– Esta mañana al salir con Pelusa, había llegado definitivamente el invierno. A mí me gusta lo justo, igual que el verano, pero ella se pone tan contenta, va dando saltos de alegría y disfruta correteando, es inevitable contagiarse. Es la mejor manera de empezar la semana con buen humor. Eso, y un cola cao calentito!
image

Anuncios

10 comentarios en “Deberes de lunes. Semana 8.

  1. Te aplaudo en tu decisión laboral. Espero que la mantengas. No des un duro por nadie que no lo merezca. No te lleves reprimendas de otros gratuitamente. Hay que ser buena, pero no tonta del bote. Siéntete bien por hacer tu trabajo de la mejor forma posible, pero no como si fueras a heredar la empresa, porque no lo harás. Y además, puedes disfrutar de otros pequeños placeres de la vida con ello! Besicos invernales.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡¡A mi me encanta el invierno!!
    El frío, las narices rojas, los gorros, las bufandas…
    Podría vivir siempre así.
    Te entiendo con lo del trabajo. No debes implicarte tanto, al final acaba repercutiendo también en la forma en la que tú te sientes.
    Un beso!!

    Le gusta a 1 persona

    1. A mí me gusta el invierno, pero una vez que ya me he mentalizado, resfriado y curado, eso está ocurriendo en esta semana,jeje. Me apasiona abrigarme y salir a pasear sin prisa, los olores, el viento… este invierno trabajaré menos y pasearé más, a tu salud. Un abrazo!!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s