Hoy cumplo deseos…

Deseo número 3. Inventarme una tradición.
Deseo número 2. Un año repleto de pequeños placeres, y sobre todo, capacidad para detectarlos.

No sabría decir si el peor año de mi vida fue 2012 o 2013, la verdad es que significaron el derrumbe de todo lo que había sido mi existencia, la necesidad de reconstruir sobre ruinas y seguir con las rutinas como si el mundo siguiera girando, a pesar de que mi alma se había quedado allí parada.

El caso es que  en 2013 tuve días y días de hospital en los que poco podía hacer, sólo aprovechar para leer, reflexionar, escribir… Hace no mucho, encontré un cuaderno en el que traté con todas mis fuerzas de hacer un listado de momentos felices del 2012. Sólo conseguí cinco o seis. Y entonces, al encontrarlo inmersa como estaba en mi listado de deseos, pensé que tuvo que haber más, aunque estuvieran debajo de las ruinas, seguro que hubo risas (yo siempre me río, y siempre lloro, soy expresiva y extremista a partes iguales), seguro que hubo momentos de placeres furtivos, ligeros, absurdos… pero no era capaz de retener emociones, supongo. Alguien me dijo ayer que en esa época estaba en shock, yo no lo había pensado así hasta ahora pero seguro que tiene razón…
El problema es que para detectar esos momentos hay que estar alerta, y no se me ocurre mejor manera que adquirir la rutina de buscarlos…

Y pensando en las celebraciones que ya no celebran nada, en los cumpleaños que no volveremos a compartir, me vuelve a invadir una duda: ¿qué será de mi microfamilia sin tradiciones? Ya lo decía Saint Exupery, lo bonito de saber cuándo vendrás es que podré esperarte ilusionado antes y eso me hará feliz. Ese es el valor real de las tradiciones, el significado íntimo compartido por quienes las celebran, los preparativos, la sensación de formar parte de algo superior… y en ese punto apareció el “deseo número – 3”, tal vez absurdo y seguramente bastante tonto, pero al fin y al cabo, así soy yo!
Y como no quiero extenderme demasiado, voy directa a la conclusión de todas mis divagaciones marcianas:

Detectar los momentos felices podría ser una buena tarea para los lunes. O para los primeros lunes de mes. O para el segundo lunes del mes de febrero, que tampoco consiste en ponerse demasiados deberes. De momento empezaré a entrenar el hábito.

Tradición lunática:

hacer una lista con un mínimo de

tres momentos felices

que haya vivido en la semana anterior.

image

Anuncios

14 comentarios en “Hoy cumplo deseos…

  1. Espero con impaciencia tu lista del próximo lunes. La compratirás con nosotros? Y sobre todo, espero que esa lista vaya en aumento y que llegue un lunes en el que cubras una hoja completa de ese cuaderno. Seguro que tienes muchos momentos felices cada semana, cualquiera que te haga sacar una sonrisa. Sólo es cuestión de aprovecharlo al máximo. Besicos felices.

    Le gusta a 2 personas

    1. Me doy cuenta, como siempre tarde de lo que me castigo yo sola, jaja. Ahora pienso, ¿y el lunes, qué apunto? ¿vale poner todas las semanas el amanecer?¿me acordaré de las tonterías que me hayan hecho sonreír?¿será posible que alguien entienda por qué mis calcetines de rayas pueden estar en mi lista?¿a alguien le resultará útil,interesante o al menos entretenido leer sobre eso? Pero bueno, al fin y al cabo, puede ser divertido! Besicos marcianos!

      Le gusta a 1 persona

  2. Una tarea que alguna vez se utiliza en psicología es esa, en esencia. Al final del día busca tres cosas positivas. No tiene que ser un plan super grande, sino los pequeños detalles: un café con un antiguo conocido, lo nuevo que has descubierto hoy, etc…Habrá días buenos y malos pero también nos esforzaremos más por ser positivos ^^ ¡Un millón de sonrisas y a disfrutar del finde para hacer un poco de todo, incluso por que no, cosas nuevas! 😛

    Le gusta a 1 persona

  3. Es verdad; disfrutamos las cosas por la ilusión con que las esperamos, no tanto por cómo las disfrutamos cuando ya están aquí, salvo si son cosas totalmente inesperadas.

    Me gusta lo de “microfamilia”, la mía también es así.

    Le gusta a 1 persona

    1. Los preparativos de las celebraciones siempre me han encantado, a mi madre la agobiaba mucho preparar y a mi hermana le pasa igual,supongo que por querer que todo salga perfecto. Yo sin embargo disfruto simplemente con el concepto,ay, qué boba yo,jaja. En los tiempos de tener más y ser más, lo micro hay que cuidarlo. Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s