Lista de deseos. Día -36

Deseo número -36.

Hay una cosa que me ronda hace meses, y me gustaría ser capaz de…

En un momento pienso que es una tontería y que no me supondría ningún esfuerzo, pero al instante siguiente me doy cuenta de que, después, me moriría de vergüenza y sería ridículo, y fíjate tú qué mal de la cabeza estás, Silvia, ni se te ocurra volver a pensarlo.

Este invierno tuve un enamoramiento platónico en plan flechazo, una tontería que en principio se iba a quedar en esa media hora, como una anécdota más, y ya está.

Vamos, que cumplí uno de esos tópicos de peli americana, y me quedé suspirando cuando el técnico se fue de casa y me dijo “Ahora ya sé dónde vives”…  Ayssss, qué mirada, qué sonrisa, qué todo, y ahí estaba yo suspirando con la tranquilidad que da saber que es irreal y que mañana ya no me acordaré.

Sin embargo, fíjate tú que a pesar de vivir en el fin del mundo a la izquierda, se ve que el muchacho tiene bastante trabajo por la zona, y hemos coincidido un montón de veces. La primera vez, me hizo gracia, me dio un vuelco el estómago cual quinceañera en momento grupi-fan, y me sonreí por la tontería, siguiendo mi camino.

Después durante unas semanas fue casi una obsesión, culpa suya por aparecer cuando menos lo esperaba siempre tan profesional y tan sonriente.

Y en esta última fase, en la que estuve meses sin verlo y cuando ya ni me acordaba me topé de frente con él (que, dicho sea de paso, dudo que sepa de mí y de lo loca que estoy) me ronda una idea que, con veinte años menos me parecería romántica, divertida y una anécdota para poder contar después y reirme hasta que me duela la tripa. Pero a mi edad, a estas alturas, y yo con estos pelos… pues no me sale.

Pero no me digáis que no sería divertido: La próxima vez que lo vea, plantarme delante de él y decirle: ” Me tienes harta, te veo por todas partes y me quedo cada vez con las ganas, así que ven aquí y bésame”. Y desaparecer. Para siempre.

Esa es la parte que me falla, que con la suerte que tengo, seguro que me tropiezo al salir, y la dignidad, el estilo, glamour, sensualidad que desprendo cuando lo imagino en mi cabeza… no son propios de mí. Vamos, que como desear es gratis, pues ahí lo dejo.

Deseo hacer una locura y besar a mi desconocido amor platónico.

platonic

Anuncios

8 comentarios en “Lista de deseos. Día -36

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s