38 deseos.

¿Alguien se ha parado a pensar en por qué, en general, la gente odia los lunes?

Yo pienso que es una cuestión de expectativas. El lunes me pongo a dieta, el lunes me apunto al gimnasio o el lunes hago esa llamada que no me apetece nada.

El lunes, ese gran incomprendido…

¡Los lunes deberíamos estar preparados para comernos el mundo! Sin embargo, el mundo nos come, la realidad nos devora, más bien. Volvemos de vacaciones y nos incorporamos a trabajar un lunes, ¡¿pero por qué?! Así no hay quien les coja el punto…

Deberíamos reconducir nuestro pensamiento, y darles una oportunidad. ¿Vamos al cine? ¡No, dejémoslo para el lunes!

Afrontar retos potencialmente dramáticos (véase dieta, ejercicio, ir al médico a esa prueba que nos da pereza) los jueves, día que de por sí transmite buen rollo, para equilibrar la semana.

Las semanas pasan tan rápido porque las pensamos demasiado.

¿Te vienes a correr? No, mejor empezaré el lunes. A partir de ese momento, los días pasan en espera del lunes. ¿Cenamos juntos? Vale, pero hoy no tío, ¡que es lunes! (argumento irrefutable donde los haya), mejor quedamos el jueves que luego hay mucho ambiente. ¡Pues hala! Lunes, martes y miércoles pasan sin pena ni gloria, como una simple espera para el fiestón. Y así las semanas, meses (mejor viajo en verano, mejor te abrazo en navidad)…

Y en mi caso, me planto a 38 días de los 38, y me he dicho, ¿y qué? ¿tengo que esperar a los 40 (oh, horror) para analizar mi vida, tener una crisis o plantearme qué quiero recordar dentro de otros 40 (o 38, en mi caso)?

Y he decidido que hoy, que no es lunes, que no quedan 40 días para nada ni voy a cumplir 40, ni termina el año ni llega la navidad…, hoy haciendo caso a mi cabecita loca y no a los parámetros que nos marca el imaginario colectivo, comienza mi camino hacia … bueno, hacia donde me dé la gana a mí, ya lo iré viendo.

Y he pensado que, por qué no, ya que va a ser mi cumpleaños (sí, ya sé, celebraciones y tópicos y todo eso, pero los cumpleaños siempre me han encantado, qué le voy a hacer) voy a empezar con una lista de deseos. Porque no sé el resto del mundo, pero yo tengo siempre miles de deseos.

Algunos tontos, otros profundos, unos imposibles y otros que implican un poco de esfuerzo por mi parte (lo cual no quiere decir que vaya a llevarlos a cabo)…

Deseo número -38: Ser capaz de pedir al universo 38 deseos antes de mi 38 cumpleaños.

38deseos

Anuncios

2 comentarios en “38 deseos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s